Desde el frente contra el cambio climático a la COP26, la brecha entre los discursos y la realidad es grande

Glasgow, Escocia (CNN) — Junto a la gigantesca maqueta de la Tierra que gira lentamente en el aire, serpentea un laberinto de puestos y expositores que compiten por obtener las miradas de los visitantes. A su alrededor socializan los líderes mundiales y los delegados, cada uno de ellos enviado a Escocia para negociar la acción climática en nombre de sus naciones.
En el papel, su reto es lo suficientemente sencillo como para que lo entienda un niño de cuarto grado: los mismos combustibles fósiles que construyeron el mundo moderno lo están destruyendo. Las mismas fuentes de energía que impulsaron la innovación que alargó la vida humana están acortando la vida de los más vulnerables. Hay que hacer algo. LO ANTES POSIBLE.

Pero en la práctica, ese «algo» será el problema más difícil de resolver para los seres humanos, y la revuelta sensorial en el estadio OVO Hydro de Glasgow, que lleva el nombre de una empresa de gas natural, es la prueba.

Por ejemplo en el caso de Australia. Se decía que el puesto de Australia tenía el mejor café, y aunque no pude investigar, puedo confirmar que el puesto de la nación dirigida por el antes escéptico del cambio climático Scott Morrison lleva el logotipo de Santos, una empresa australiana de gas y petróleo.

Mientras que los líderes de China y Rusia brillaron por su ausencia, hay un bosque de abedules de imitación en el stand de Suecia, y en el de Francia, la señalización #MakeOurPlanetGreatAgain se siente como un remanente de 2020, cuando Donald Trump retiró a Estados Unidos de sus promesas del Acuerdo de París en una de las más atroces huidas de la historia de la humanidad.

Gran parte de la utilería de la COP está ilustrada con escenas de la naturaleza o con la mirada de niños decepcionados, pero pocos te paran en seco como la exposición de la pequeña nación insular del Pacífico Tuvalu, que presenta una gran escultura caricaturesca del ecoartista Vincent Huang con osos polares asustados acurrucados con chalecos salvavidas naranjas y un pingüino colgado de una soga. Queda a juicio del espectador decidir si la pobre criatura fue ejecutada o se suicidó.

El stand de Tuvalu en la COP26 incluye una escultura del eco-artista Vincent Huang que muestra osos polares con chalecos salvavidas y un pingüino colgado de una soga.

«Una combinación de diplomacia, feria comercial y circo», es como el novelista de ciencia ficción Kim Stanley Robinson describió el ritual de la Conferencia de las Partes tras recibir su invitación. Su última novela distópica, «The Ministry for the Future», lleva el título de un grupo de trabajo imaginario de las Naciones Unidas que se formó después de que una ola de calor en la India matara a 20 millones de personas en una semana.

Con un telón de fondo de sabotaje industrial, bioterrorismo y quiebras del bitcoin, los burócratas protagonistas del libro se apresuran a desplegar hazañas de geoingeniería como salidas de aviones equipados para rociar formas de protección solar a través del cielo en un esfuerzo desesperado por dar sombra al planeta, reducir el calor y ganar algo de tiempo para nuestra especie autodestructiva.

Esta idea ya no es fruto de la ficción. Hemos llegado a un punto en el que los modelos climáticos son tan sombríos que mentes brillantes, desde Harvard hasta Cambridge, están trabajando activamente en ideas en caso de emergencia, por si acaso esta COP termina como las primeras 25, con un aumento de la contaminación que cocina el planeta.

El calentamiento global no ha hecho más que empeorar desde la primera gran cumbre sobre el clima

Desde la primera Conferencia Mundial sobre el Clima, celebrada en 1979, se han celebrado varias reuniones internacionales para abordar el calentamiento global. A pesar de las numerosas promesas sobre el clima, los cambios políticos significativos han sido escasos, mientras que las temperaturas han seguido aumentando.

Pero nadie vino a Glasgow para discutir sobre el mejor protector solar para el cielo. Vinieron en busca de señales de esperanza, y después de un verano en el que fueron testigos de la realidad de la crisis climática, llegué al río Clyde desesperado por encontrar algo, lo que fuera, que silenciara al pesimista interno que vive en la cabeza de todos los que cubren estos temas.

Mientras rodaba los próximos reportajes en Montana, transité por ríos demasiado calurosos para la pesca con mosca y vi cómo los incendios forestales del oeste convertían la famosa carretera de «Going to the Sun» en el Parque Nacional de los Glaciares en «Going to the Smoke».

Me aventuré en Groenlandia, donde las cenizas de esos mismos incendios oscurecen la capa de hielo y aceleran su desaparición. Flotamos junto a trozos de lo que los especialistas llaman «hielo de Jesús», formado por la nieve que cayó hace 2.000 años pero que ahora se está derritiendo gracias a 150 años de quema de combustibles fósiles.

Y en Charleston, Carolina del Sur, me enteré de que la ciudad y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército están planeando un muro marino de US$ 1.000 millones para proteger la histórica ciudad turística de todo ese hielo que se está derritiendo, y de que los propietarios de viviendas que pueden permitírselo están elevando sus mansiones de 200 años para adaptarse al impactante aumento de las inundaciones en los días soleados.

Guterres habla en la COP26: Estamos cavando nuestras propias tumbas 4:00

Me acuerdo de estos ejemplos en Glasgow, observando a los miles de personas que hacen cola cada mañana, algunos adaptando sus dashikis africanos o sus tocados amazónicos con bufandas y guantes contra el frío escocés, y me reconforta imaginar que la humanidad es capaz de cooperar bien financiada y de manera científica para salvar vidas.

Pero entonces reviso Twitter y veo que el senador demócrata de Virginia Occidental Joe Manchin se echa en reversa en su Maserati plateado ante un bloqueo de jóvenes en Washington, todos gritando enloquecidos por su negativa a apoyar una legislación climática contundente. La continuación de la catástrofe nos lleva a darnos cuenta de que incluso los avances tecnológicos más milagrosos requieren la aceptación de personas que preferirían dar un puñetazo a una asistente de vuelo antes que ponerse una mascarilla.

Una investigación del diario The Washington Post descubrió que muchos países están subestimando sus niveles de contaminación que calientan el planeta, mientras que una revisión de la lista de la COP26 muestra que el mayor contingente en las filas de la mañana de la cumbre representa a las empresas de combustibles fósiles, incluidas las acusadas de ocultar la ciencia e impulsar la desinformación en el discurso público durante décadas.

Hasta ahora, ni una sola de las promesas de la COP26 implica el cierre de un pozo petrolífero o una mina de carbón en activo en esta década vital. Incluso las naciones más ecológicas y progresistas, como Dinamarca, no pondrán una fecha de finalización a la producción de combustibles fósiles hasta mediados de siglo, y todos los votos incluyen la advertencia «neto cero». Se trata de una enorme laguna legal que permite a los países quemar todo el combustible fósil que quieran, siempre que eliminen la misma cantidad de la atmósfera. Es una promesa basada en una tecnología increíblemente cara que aún no se ha probado a gran escala.

«Me complace anunciar que he decidido pasar al cero neto en cuanto a palabrotas y palabras malsonantes», tuiteó Greta Thunberg, abriendo un agujero en la lógica del cero neto con su característico estilo contundente. «En el caso de que diga algo inapropiado, me comprometo a compensarlo diciendo algo bonito».

«¿Cómo cerramos la brecha entre lo que es necesario para nuestra supervivencia y lo que parece políticamente posible en este momento?», se preguntó el expresidente de Estados Unidos Barack Obama durante su discurso del lunes, en una jornada dedicada a Pérdidas, Daños y Adaptación. «Hay momentos en los que dudo de que la humanidad pueda ponerse de acuerdo antes de que sea demasiado tarde. Y entonces, las imágenes de la distopía empiezan a colarse en mis sueños. Y sin embargo, cada vez que siento ese desánimo, me recuerdo que el cinismo es el recurso de los cobardes».

Es imposible venir a Glasgow y no oscilar entre la esperanza y la desesperación. A veces parece una convención mundial de jugadores anónimos celebrada en un casino.

Pero entonces ves la luz sostenible en los ojos de un alma sincera mientras describen todas las cosas que merecen ser salvadas. Recuerdas el consejo del Sr. Rodger de «buscar a los ayudantes», dejas la ficción distópica y lees un poema como el favorito de Clarissa Pinkola Estés:

«Nuestra tarea no es la de arreglar el mundo entero de una vez, sino la de estirarnos, y ordenar esa parte del mundo que está a nuestro alcance».

Obama dice que falta acción para controlar el cambio climático 0:45

Entonces tomas un café, asientes con la cabeza al pingüino que se balancea y sigues estirando el brazo.

Carrito de compra